domingo, 13 de mayo de 2018

“El Gobierno desde las sillas”

Domingo M. Guerra Hernández

Hoy vuelvo a coger mi vieja pluma, aquella que me servía de inspiración, para comentar los graves atropellos que veía que se cometían desde el poder.
Me veo obligado a recurrir a ella nuevamente para hacer honor aquel sabio refrán de “poderoso caballero don dinero”, puesto que en nuestro pueblo de Tenoya, se está viendo afectado también por ésta plaga, permítanme utilizar este símil, con la nefasta gestión que se está llevando a cabo por parte del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria respecto a la construcción, en pleno casco antiguo de nuestro pueblo, de un biodigestor.
No es la primera vez que la capital altera su historia, también en 1940 tras anexionarse ilegalmente San Lorenzo, solicitó y cambió su nombre, con el beneplácito del Cabildo de Gran Canaria, su nombre de Las Palmas por el de Las Palmas de Gran Canaria. Esa es otra historia, pero hoy en día se siguen produciendo varios cambios, en forma de atropellos a la ciudadanía y a su historia, con nocturnidad y alevosía, como pasa con el problema del  biodigestor, para que se me entienda, crear otro “Salto del Negro” o depuradora como la de Barranco Seco.
Ya que nadie recuerda su pasado, haremos un poco de memoria a través de estas breves líneas. Antes de ocupar las sillas de los grandes poderes, aquellos que decían “No al gas natural”, se referían a que no, pero no en su municipio, ya que bien se encargó el agüimense de poner trabas para que dicho mamotreto no fuese construido en sus dominios. Sin embargo no importa que en el distrito V de la capital grancanaria, allí donde mandamos todo lo que nos sobra y que no queremos que se vea en “la gran ciudad” si se permite una instalación que no se ajusta a su licencia y que perjudicará gravemente la salud y bienestar de los vecinos. A mi modo de entender y el de muchos tenoyeros, lo que se están haciendo con nosotros es una total y absoluta falta de respeto. Y al escribir estas líneas no se crean que me faltan ganas de incitar a la rebelión, a la rebelión creando un partido político al estilo de “Roque Aguayro”, para defender no sólo el distrito V, sino también todo aquello que tenía que ver con el municipio de San Lorenzo de Atamarasaid, tal y como nos animaron hacer, cuando fuimos a darles una charla sobre el mismo en la sede de su partido. Hoy el personaje al que aludo ocupa otro cargo que le obliga a tomar otras decisiones, es el Poder del Sillón.
Pero sigamos con los cambios que produce en las personas, el sillón del gran poder. Una de las que me viene a la mente que están o han pasado por delante del “juro o prometo la constitución”, es uno que en su día prometió que si salía de diputado a cortes dejaba su puesto de concejal en el ayuntamiento, y que en las últimas elecciones vendió a la prensa la creación de una tenencia de alcaldía para el “histórico municipio de San Lorenzo”.
Mi memoria es larga tanto que me lleva a recordar a una imberbe presidenta de una asociación de vecinos del distrito VIII en aquellos tiempos, que pasó de llevar piedras al ayuntamiento palmense a ser senadora, traicionando a aquellos que la ayudaron a llegar a donde está ahora, y de pasar a llevar piedras en representación de los vecinos que protestaban por las carencias en asfaltado en una zona deprimida de la capital a convertirla en un barrio dormitorio y por supuesto a vivir en una de las mejores zonas de la ciudad. De aquellos polvos estos lodos… y nunca mejor dicho.
Pero continuemos recordando del largo elenco corporativo y cómo hace cambiar el poder de la gobernación a las personas. Tanto les hace cambiar, que hoy están luchando por los derechos de los olvidados al imponer el ordeno y mando, pasando de defender como buen izquierdista la memoria de D. Juan Negrín López a poner las mayores cortapisas posibles para que los familiares recuperen los cadáveres de quienes fueron fusilados.  
También “el juro o prometo” la constitución ha llevado a una persona que vendía libros y que defendía la recuperación de los restos de la Sima de Jínamar y que incluso bendecía con su presencia la presentación del libro “El Isleño Domingo Valencia” que prologó, a oponerse a todo y pasar a prometer una constitución en la cual no puede creer por las siglas que defiende, y aplicar un artículo 155 a lo caciquil a mí pueblo.
Todo esto señor alcalde del Ayuntamiento de Las Palmas, es para recordarle que usted, también ha jurado o prometido la constitución, aquella que nos hace iguales ante la ley y protege a todos y quedó en volver para darle explicaciones a mi pueblo de los avances.  Señor Augusto estamos esperando por esas explicaciones, una persona se mide por su palabra, y ahora mismo la suya no es creíble.
Por otro lado decirle al Cabildo de Gran Canaria, que ¡menos mal que no tenemos Bienes de Interés Cultural cerca de esta nueva instalación!. El propio Cabildo restauró hace años la ermita de Nuestra Señora de la Encarnación del siglo XVIII, cuyos patrones son la familia Lezcano, y que cuenta con una de las campanas más antiguas de la isla. También contamos con la antigua casa del cura, del Trapiche azucarero que también pertenece a la familia Lezcano, nombrado por varios investigadores como Manuel Lobo.
Mientras enhebro estas líneas pienso que yo, para dormir bien, necesito una conciencia tranquila y le recuerdo señor alcalde que usted prometió que revisarían todas las licencias y que estudiarían como cerrar esa instalación a todas luces irregular. Obras son amores: en su visita a Tenoya le dije en su cara que reconocía cuando me querían vender una cometa y que usted encima me la quería vender sin hilo, y por sus acciones así me lo está demostrando. No ha venido a dar explicaciones, renuevan licencias para que pongan un tendido eléctrico vulnerando todas las normativas puesto que la están pasando cerca de las canalizaciones de aguas tanto de abastos, como de riego sin pedir permiso a nadie, y lo que es más grave en terrenos que son privados, ¿Le gustaría señor alcalde, que yo entrara ahora a su casa y le hiciera una obra y me pusiera a vivir dentro de ella?.
Un alcalde está para defender el bien común y sí para usted el bien común es envenenar a las personas, le suplico que haga honor a las siglas del partido que representa, (PSOE) Partido Socialista Obrero Español y tanto usted como los demás partidos denominados de izquierda, se pongan de parte del pueblo y no del dinero.
Un saludo y que usted siga durmiendo bien, recordando a cuantas personas está envenenando cada vez que uno de sus concejales firma un permiso o una autorización para que el Biodigestor de Tenoya se ponga en marcha. En Tenoya habrá viviendo unas 2.000 personas ¿le dará sus remordimiento para aguantar tantos muertos?
Honren ustedes con sus actos la memoria de todas aquellas personas que dejaron un  día esta vida por defender la constitución que en aquel momento se encontraba vigente, D. Eduardo Suárez, D. Fernando Egea, y como no al alcalde del Municipio de San Lorenzo, D. Juan Santana Vega, así como a todas aquellas personas que teniendo instrucción enseñaban a leer y a escribir a los obreros en los campos de concentración.

HAY QUE VER COMO CAMBIA EL GOBIERNO DESDE LAS SILLAS

No hay comentarios: