viernes, 16 de junio de 2017

Ver con quién tratamos los temas

Por Luis C. García Correa
Ver con quién tratamos los temas es una cuestión muy importante.
Todos tenemos poder de persuasión con el que ayudamos o dañamos.
La buena voluntad y la honestidad reprimen el mal.
Todos los que tratamos de informar debemos auto-criticarnos continuamente y solicitar siempre la crítica de los demás.
Tratar de informar para llegar a amar, mediante el conocimiento de las cosas.
Pero no basta con conocer: hay que saber, o tratar de saber, para encontrar, tener y repartir la verdad.
La verdad no es subjetiva: es una categoría objetiva.
La verdad es el bien en las acciones y en las palabras, hechas y dichas con honestidad.
Ver con quién tratamos los temas debería ser una preocupación constante, porque nos interesa encontrar la ayuda, no el error.
Hay que rezar y hacer muchos sacrificios, contantes y sonantes, buscando la verdad para tratar de informar correctamente.
Todos nos equivocamos. Por eso tenemos la obligación de corregir los errores inevitables que cometeremos los que tratamos de informar, aunque lo hagamos con  responsabilidad,  honestidad y buena voluntad.
Benditos y alabados sean los buenos que con su buen saber y entender nos ayudan a estar bien informados y a conocer la verdad.
La verdad es objetiva, pero la subjetividad puede desvirtuarla. Recemos mucho, hagamos muchos sacrificios para que la verdad brille como consecuencia de la información honesta que adquirimos y transmitimos con la mayor objetividad, honestidad y santidad.
Ver con quién tratamos los temas es una necesidad y nunca debe ser una banalidad.

No hay comentarios: